Entre la ensoñación estival y la revisión cromática de los clásicos

Amina Rubinacci se decanta esta Primavera-Verano 2016 por las lanas frías, los patrones clásicos y los colores nada histriónicos. Rojos, azules, grises y blancos solos o entretejidos en diferentes combinaciones se nos ofrecen en niquis, jerseys cortos y 3/4.

En la misma línea, Liviana Conti nos presenta una colección contenida de color y muy, muy elegante, pero cómoda y funcional. Vestidos y faldas largas, hasta el suelo o sobre los tobillos, finamente estampadas o monocromas; pantalones largos y amplios, y sobre ellos, camisolas de encaje o trabajadas al detalle. Todo un lujo para vestir a diario y en fechas muy señaladas.

De Herno y Stutterheim destacar, respectivamente, sus livianos abrigos y sus impermeables más ligeros y matizadamente coloristas. Por el contrario, las parkas, 3/4 y chaquetas de Bazar Deluxe desprenden toques étnicos o tribales con profusión de color, flecos y telares.

Para su colección íntima Primavera-Verano 2016, Loves Stories se ha inspirado en la vida y el carácter de los pequeños pueblos marineros del Mediterráneo, con su gracia y su desparpajo. Fiel a su estilo ‘boho-chic’, Johnny Was sigue apostando, para confeccionar sus vestidos y blusones, por sus vaporosas sedas con estampados coloristas de dibujos florales y de grecas o por sus rayones deliciosamente bordados con hilos multicolores.

Por su parte, Humanoid, Majestic Filatures y Pomandère presentan, en materiales lujosos, puros, suaves y coloridos, una variedad única de camisetas con o sin mangas, camisas, vestidos largos, pantalones y chaquetas, contemporánea y fácil de vestir. Mientras que para Momoní y Manila Grace en esta Primavera-Verano 2016, la ambivalencia es la nota característica al proponer dos posibles interpretaciones opuestas entre sí. Grandes clásicos revisados ​​para vestir urbano junto a propuestas cóctel con ricos detalles y brillantes colores; las rayas son anchas o estrechas, se rompen o se entrecruzan; los lunares se deforman y se convierten en células, en flores; y los tonos neutros traen la seguridad, y los sólidos y oscuros, el misterio. El juego está servido.